Pin It

Lima, 08/09/2016 - Reflexiones sobre la participación de las mujeres en el Perú..


Reflexiones sobre la Participación política de las mujeres

por  Lic.  Guiomar Vásquez

En el mundo el derecho al voto es una de las primeras luchas del movimiento social de mujeres por sus derechos civiles y políticos. En nuestro país fue el general Manuel A. Odría, el 7/9/1955 promulgó la Ley N° 12391 que otorgaba el voto femenino a la mujer peruana. Destacan en la lucha por el voto femenino: María Jesús Alvarado, Adela Montesinos, Zoila Aurora Cáceres y Elvira García y García.

El acceso de las mujeres al derecho a la participación política está contemplado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Art.21), la Convención por la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (Art.7), el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, entre otras normas internacionales.

La Ley Nº 27680 -2002, que establece la cuota del 30% de mujeres en el Congreso, Gobiernos Regionales y Municipales.

La Ley Nº 28094 - 2003, por la cual se incluye la cuota del 30% de mujeres en las listas de candidatos para cargos de dirección de los partidos políticos.

Estamos a 61 años del acceso al voto electoral de las mujeres y a 19 años de la cuota de participación política de las mujeres, frente a esta realidad ¿cuánto se ha avanzado en la participación política de las mujeres?, ¿que causas impiden avanzar en este derecho postergado para las mujeres?.

Establecida las cuotas como medida de acción positiva para avanzar en la igualdad de género en la participación política, hemos llegado en promedio al 28% de participación femenina en política.

Muchas pueden ser las causas por las que no se avanza en el cumplimiento de este derecho, tales como la discriminación, la violencia y corrupción interna partidaria, sin embargo hay causas estructurales presentes en la cultura de género, tales como los estereotipos que encasillan a las mujeres en roles tradicionales, mujeres en el trabajo reproductivo y hombres para el espacio público.

Se han señalado múltiples salidas, tales como democracia interna partidaria, acciones positivas, cambios normativos sobre paridad y alternancia, sanción administrativa y penal para los casos de acoso político que afecta a las mujeres que incursionan en política.

Además de las soluciones en mención, es necesario hacer cambios en el proceso de socialización en todos los espacios en que interactuamos, así desde las familias y en los diferentes espacios públicos debemos fomentar la igualdad entre mujeres y hombres, desterrar la superioridad de los hombres e inferioridad de las mujeres y democracia como práctica en espacios públicos y privados.

El reto actual es pasar de la cuota a la alternancia y paridad de género, para ello se requiere trabajo articulado con los diversos actores sociales y ciudadanía para lograr necesaria norma que fomentará el avance hacia la igualdad de género en la participación política. Esperamos que dicho cambio normativo sea una realidad para las venideras elecciones regionales y municipales del 2018.

Lima,8.9.2016

Back to top