Pin It

Lima, 14 noviembre 2016 - La CGTP sigue a la vanguardia, es un artículo elaborado por Valentin Pacho

LA CGTP SIGUE A LA VANGUARDIA

Por Valentin Pacho *

Del 16 al 19 de Noviembre se realizará el Congreso Nacional de la Confederación General de Trabajadores del Perú, CGTP, fundada por el Amauta José Carlos Mariátegui en 1929, considerada hasta nuestros días  por los trabajadores sindicalizados  como su central representativa  y consecuente en la defensa de los de sus gremios y del pueblo en general. Ellos se sienten bien representados lo mismo que las demás organizaciones sociales.

La construcción de la CGTP ha sido un proceso de muchas dificultades, es la historia de los combates de los sindicatos más identificados con su clase, los mismos que consecuentes con el legado de José Carlos Mariátegui  libraron duras batallas por  abrir el camino a un futuro mejor y una vida digna para los trabajadores, cuando no: por el socialismo. Vencer las dificultades diarias que ponen los patrones, resistir las agresiones de las dictaduras, persecución, ilegalización, encarcelamientos, tortura y muerte, tanto de sus  dirigentes como de sus militantes más esclarecidos, esta es la historia de la CGTP.

A partir de 1963, durante el primer gobierno de Fernando Belaunde, las principales federaciones nacionales y las bases de las regiones se habían consolidado, desarrollando luchas decisivas por la conquista de derechos laborales. Federaciones Sectoriales  y Regionales convocaron paralizaciones en Arequipa (FUDEPA), Cuzco y otros lugares.  Mientras  la CTP, secuestrada por el partido aprista, era desenmascarada  y repudiada por los trabajadores por su conducta  oportunista, cómplice con la oligarquía y los gobiernos de turno.

En ese contexto, en el Perú se produce la revolución del general Velasco, la fuerza armada como institución, asume el gobierno iniciando un proceso antiimperialista, que empezó con la nacionalización del petróleo ordenando la toma de la Brea y Pariñas por el ejército y la consiguiente expulsión de los funcionarios extranjeros.

Se nacionalizaron los principales sectores estratégicos como el petróleo, minería, pesca telecomunicaciones, electricidad, banca, industrias estratégicas, el control de los puertos etc. Se crearon importantes empresas públicas, haciéndose realidad la reforma agraria y se dio el mejor sistema de la educación de su época.

Para los trabajadores signific la consolidación de sus conquistas  laborales y sociales, la CGTP fue reconocida legalmente y esta resurgió con nuevos bríos, apoyó el proceso del General  Velasco exigiendo su profundización. Se enfrentó a la oligarquía desplazada del poder y a grupos izquierdistas que desataron la campaña feroz contra el proceso.

Durante el gobierno del General Velasco se dio un conjunto de leyes favorables a los trabajadores, se fortalecieron los sindicatos, siendo reconocidos la mayoría de ellos, se reconoció –también-  la negociación colectiva y el derecho a la estabilidad laboral.

El golpe traidor de Morales Bermúdez  acabó con el proceso, se vino la contrarrevolución y con ella la restauración del viejo sistema. Se empezó devolviendo las empresas comerciales y luego se entregó las estratégicas dejando al país sin patrimonio.

Frente a esto  la CGTP pasó a la ofensiva. El 19 de julio de 1978 convocó al Gran Paro Nacional  que obligó al felón de Morales a convocar a elecciones. A partir de entonces la CGTP pasó a la vanguardia de la oposición contra los siguientes gobiernos serviles con las armas que le dio el legado de José Carlos Mariategui a través de duros combates. Huelgas, paros y movilizaciones a nivel nacional y regionales por la defensa de sus derechos fueron las principales batallas dadas sobre todo contra  la política neoliberal y el terrorismo de estado establecidos por Alberto Fujimori a la vez que hacía frente al senderismo asesino que mató con crueldad a varios de nuestros dirigentes y, también, dirigentes de organizaciones populares.

Los trabajadores, sus sindicatos y organizaciones populares del país tienen hoy a la CGTP como su mayor o única esperanza para enfrentar a un gobierno neoliberal que día a día va sacando las garras a medida que se va consolidando en el poder. Los empresarios cada vez exigen más y se van entendiendo con un congreso bajo la hegemonía del fujimorismo  signo del neoliberalismo y la corrupción.

En este contexto  dos serían los principales desafíos que la CGTP debe enfrentar:

Uno, intensificar la lucha ideológica y política para desenmascarar a la aplanadora neoliberal que logrado convencer engañando a grandes sectores populares entre ellos a fuerte sectores populares lo que se ha visto reflejado en las últimas elecciones donde las víctimas del neoliberalismo han elegido a sus victimarios. Es necesario, imprescindible, hoy mismo la formación ideológica y política de los cuadros militantes sindicales, con ello se contribuirá  a la forja de dirigentes con conciencia ideológica y política de clase y no simples sindicaleros.

Dos, reestructurar  desde las bases la estructura orgánica de las organizaciones por ramas de  actividad, convirtiéndolas en estructura nacional única de cada una de estas, así, de esa forma, superar, urgentemente, la división en la mayoría de ellas. Por ejemplo no es justo que en el sector de trabajadores públicos hayan tres centrales nacionales siendo afiliadas a la CGTP, tampoco tiene lógica que en el sector de trabajadores docentes hayan varias organizaciones y cada uno luchan por su cuenta, igual sucede en sector energía (electricistas, petroleros, gas, etc ) cada uno de estos tienen su organización por lo tanto sus luchas se dispersan; lo lógico es que todas esas formaciones sectoriales conformen una sola organización nacional como: energía o sector industrial. Estas deberían aglutinarse  en una sola organización nacional y así sucesivamente los demás sectores de la actividad productiva o de servicio, eso le daría una fuerza única nacional a cada una de estas ramas de actividad, por lo que sus luchas cobrarían real poder por ser  de carácter nacional en lugar de luchas dispersas siendo de la misma rama.

Por otra parte es alentador que las CGTP regionales hayan avanzado en consolidar los frentes regionales, en el que los sindicatos a pesar de las dificultades siguen siendo vanguardia, pero son frentes actúan en función de coyunturas concretas, mientras que las  federaciones nacionales únicas por rama de actividad serian un potencial, lo que permitiría consolidar fuerza contundente para exigir por ejemplo la negociación colectiva por rama a nivel nacional y seguros con perspectivas de éxito. Y, de  esa forma seria otro paso concreto para fortalecer a la CGTP y a la FSM al que está afiliada.

Pero la unidad tiene que construirse desde las bases  pero por convicción, las cúpulas deben facilitar dejando de lado los intereses particulares. Les deseo éxitos al XIV Congreso nacional de la CGTP

*Ex Secretario General de la CGTP y actual vicepresidente de la FSM

 

Lima Noviembre del 2016

Back to top